Envíos gratuitos a España Peninsular

La importancia del pH y del manto ácido de la piel

El manto ácido es la película hidrolipídica que cubre la superficie de la piel, que tiene un pH aproximado de 5.5. Es la primera línea de defensa, donde se albergan millones de bacterias “beneficiosas” para nuestra piel. Se denomina “ácido” ya que el pH idóneo es de 5.5, es decir, ácido (por debajo del pH neutro que es 7).

La composición de este “film” es compleja, siendo el resultado del agua de la epidermis y las glándulas sudoríparas junto al sebo de las glándulas sebáceas y lípidos de la epidermis, cuya composición es fundamentalmente ceramidas, triglicéridos, fosfolípidos, escualeno…

Por qué es tan importante? Como primera línea de defensa, si esta película se encuentra intacta, la piel está bien protegida de patógenos, químicos, alérgenos… y además, gozará de una buena lubricación y habrá una buena regulación en la evaporación del agua de la dermis. Por ello se suele decir que tiene “función barrera”.

Sin embargo, hay diversas circunstancias, internas y/o externas, que pueden alterar este perfecto “equilibrio”, dañando el manto ácido. Esto conlleva diversas consecuencias como son: pérdida de humedad, infecciones, déficit de lípidos esenciales, etc.

Te recomendamos los siguientes tips que te pueden ayudar para mantener el manto ácido en equilibrio.

  1. No se debe lavar la piel en exceso.
  2. Utilizar jabón siempre con moderación.
  3. Utilizar siempre agua templada en la limpieza de la piel.
  4. Nunca acostarse sin antes limpiar bien la piel. Contaminación, maquillaje, climatología podrían afectar al manto ácido.
  5. La exfoliación sí, siempre que la piel no se encuentre alterada. Pero como máximo 2 veces a la semana.
  6. Hay que tener cuidado con realizar vapores, ya que puede alterar el manto ácido y se pierde humedad. Nunca en pieles secas.
  7. Evitar productos con alcohol e ingredientes que puedan irritar la piel.
  8. Evitar el estrés y todos aquellos factores que producen radicales libres, ya que pueden alterar el manto ácido de la piel.
  9. Utilizar cosméticos cuyo pH esté en torno a 5.5.
  10. Utilizar hidratantes con ingredientes que siguen el principio DMS (membrana de estructura dérmica), es decir, que en su composición llevan “lípidos” similares a los que presenta la epidermis.

De hecho, el nombre de nuestra marca, 5punto5, se debe a la importancia de mantener el pH del manto ácido de la piel en equilibrio en torno a 5.5 🙂