Envíos gratuitos a España Peninsular

Protección solar física vs. química

Nadie duda de la importancia de utilizar un protector solar antes de exponerse al sol. La exposición de la piel al sol puede dañar el material genético, lo que además del envejecimiento de la piel puede favorecer la aparición de cáncer, enfermedad que está aumentando de forma significativa.

Lo difícil es su elección, ya que debe actuar tanto sobre la radiación UVB (radiación que penetra hasta la epidermis y se desencadena la formación del pigmento responsable del color, la melanina) como sobre la UVA (radiación que alcanza la dermis, segunda capa de la piel, y que provoca la oxidación del pigmento). No todo lo que nos encontramos en el mercado actúa frente a ambas radiaciones. Además, es recomendable la incorporación de antioxidantes, para contrarrestar en parte la oxidación que el sol provoca sobre la piel.

A esto se añade la elección de los ingredientes utilizados para proteger del sol ya que existen Filtros Solares Físicos y Filtros Solares Químicos. En general, no se conocen bien la diferencia entre ellos; sin embargo, es importante ya que aunque ambos minimizan el impacto de los rayos solares actúan de forma distinta:

Los Filtros Solares Físicos, son sustancias de origen mineral (óxido de Zinc y óxido de Titanio) con las siguientes características:

  • Actúan de pantalla reflectora y dispersan las radiaciones como un espejo.
  • No se degradan por la acción del sol.
  • No presentan en ningún caso efecto hormonal.
  • No penetran profundamente en la piel.
  • No se conocen alergias.
  • Su actuación es inmediata, no siendo necesaria su aplicación con antelación a la exposición.
  • Sin embargo, sus texturas son más espesas y suelen dejar un tono blanquecino, que no es siempre aceptado por el consumidor.

Los Filtros Solares Químicos, son sustancias que absorben las radiaciones ultravioleta y las transforman a radiaciones térmicas. Se caracterizan por:

  • Pueden degradarse con el sol. Un filtro estropeado podría convertirse en un alérgeno.
  • Tienen posible interacción hormonal.
  • Penetran más profundamente, pudiendo presentar intolerancias.
  • Deben aplicarse 30 minutos antes de la exposición solar para ser efectivos.
  • No dejan el tono blanquecino que suele ocurrir con los filtros físicos.
  • Se consiguen texturas agradables y por tanto, más aceptadas a nivel del consumidor.
  • Se suelen utilizar diferentes filtros químicos, ya que al tener distintos espectros de absorción, unos absorben más el UVB, otros el UVA y otros ambos.

En el mercado nos encontramos productos que sólo utilizan un tipo de filtro o la combinación de ambos, a fin de minimizar aquellos aspectos menos deseados de cada tipo de filtro.

La cosmética natural no acepta en su composición los filtros solares químicos, por sus posibles efectos no deseados. En 5punto5 usamos factores de protección solar físicos.