Envíos gratuitos a España Peninsular

La Microbiota que nos cuida por dentro y por fuera con María Junco de Farmacia del Arco

Cuando hablamos de microbiota nos referimos al conjunto de microorganismos vivos presentes en un lugar determinado.

En piel, mucosas e intestino, viven diversas especies de microorganismos (billones) que favorecen nuestra salud; podríamos decir que nos cuidan “por dentro y por fuera”.

El problema ocurre cuando se altera este ecosistema y se pierde el equilibrio existente entre las distintas especies de microorganismos. Esto nos provoca inflamación intestinal, inflamación de la piel, debilitamiento de la barrera cutánea, crecimiento de patógenos etc.

¿Cómo cuidarnos para mantener este equilibrio?

1. En primer lugar, es fundamental lo que comemos, que lo notamos tanto en el interior como en el exterior. Para evitar la colonización de los patógenos, debemos tomar alimentos que refuercen nuestra microbiota, es decir los alimentos que necesitan nuestras bacterias para vivir y sintetizar sustancias. Por ello, es muy importante el aporte de:

  • Prebióticos: son alimentos que no digerimos, pero sí los utilizan las bacterias de nuestro intestino mejorando su crecimiento y produciendo efectos beneficiosos sobre la flora intestinal, además de estimular las defensas.
    Alimentos recomendables son: ajo, puerro, cebolla, espárragos, legumbres, plátanos. Si somos propensos a las infecciones del tracto urinario se pueden tomar frutos rojos o sus componentes concentrados en comprimidos como prevención.
  • Probióticos: son microorganismos vivos que en ciertas cantidades tienen efectos positivos, mejorando el equilibrio de la microbiota intestinal y productos fermentados que los contienen: yogur (acidophilus, lactobacilos y/o bifido-bacterias), yogur de soja fermentado, encurtidos, Kéfir de leche, de agua o té. Para restituir las bacterias beneficiosas perdidas por diarreas o toma de antibióticos, el farmacéutico puede recomendar los probióticos más adecuados a cada situación.

2. Hacer ejercicio moderado y reducir el estrés, mejora la piel porque su estado está vinculado al estilo de vida.

3. Evitar factores que pueden alterar el microbioma como: uso excesivo de agua y de jabón, uso de productos no adecuados a nuestro tipo de piel, ingredientes potencialmente irritantes, ciertos medicamentos, la contaminación o las radiaciones solares.

4. Finalmente, recomendamos acudir al dermatólogo para revisión una vez al año yante cualquier problema de la piel. A la hora de elegir un cosmético el consejo del farmacéutico es fundamental.

5punto5 Skinlab, especialistas en dermocosmética, trabaja continuamente en proporcionar cuidados que ayuden a mantener y reestablecer la barrera cutánea y, por tanto, el microbioma de la piel. Volcados en la formación ofrecen las mejores recomendaciones para conseguir el equilibrio.